Pesca en la Paz

Publicado en

Por: José Gomez

El equipo de Fanáticos por la Pesca de Uruguay había concretado para el fin de abril una gira por el río Paraná, teníamos que hacer fundamentalmente la cobertura de la 38 Fiesta Nacional del Surubí que se realiza en la ciudad de Goya provincia de Corrientes.

Aprovechando este viaje quisimos también hacer un par de relevamientos de pesca en las ciudades de La Paz en Entre Ríos y Esquina en Corrientes, ambas ciudades nos quedaban de paso de nuestro destino final la ciudad de Goya.

Fue así que nos contactamos con Víctor Flores, guía de pesca en la ciudad de La Paz y su señora María Elena quienes nos recibieron en sus cabañas el día domingo 21 de abril a media tarde con una calidez familiar única, haciéndonos sentir como en nuestra propia casa, esto sucede en la gran familia universal de los pescadores. María Elena nos había conseguido pases para las Termas de La Paz, éstas se encuentran sobre lo que son las barrancas del Río Paraná en un predio de 12 hectáreas desde donde se pueden disfrutar de las bellezas de este río y sus islas. El Complejo Termal cuenta con 11 piletas de distintas medidas, profundidades y temperaturas que varían de los 35 a 42 grados y sus aguas son saladas por ser de origen marino, también cuenta con un edificio principal en el que se destaca la confitería con su amplia terraza balcón, ante tan generosa invitación no nos pudimos rehusar, y créanme que después de haber madrugado y recorrido 800 km. el baño en estas termas fue realmente reparador y renovador de energías. Más tarde cena y a dormir nos esperaba al otro día una larga jornada de pesca con nuestro guía Víctor Flores.

Bien temprano y después de desayunar nos dirigimos al puerto de la ciudad de La Paz desde donde bajamos la embarcación al agua, y aquí el primer error, nos habíamos olvidado de sacar los permisos de pesca y a diferencia de las reglamentaciones en Uruguay en estos lares es falta y quedamos expuestos a sanciones cosa que no queríamos, para solucionar tuvimos que ir a prefectura y hacer el papeleo correspondiente lo que nos demoro una media hora que en otras circunstancias no es nada pero a la hora de ir a pescar...

Quiero antes de que me olvide destacar un gesto muy importante que nos paso con los tres guías con los que salimos a pescar en este tour por el Río Paraná, cuando los llamamos para hacer los contactos los tres nos manifestaron lo pobre que estaba en ese momento el pique, cosa muy importante y que habla muy bien de ellos ya que una salida de estas requiere por parte del turista un desembolso de dinero importante y si la pesca es un fracaso quizás uno se desilusione y no quiera volver, al tener el dato preciso sabemos a qué nos atenemos y si contratamos el paquete de pesca o esperamos a que el pique mejore.

Luego de solucionar el inconveniente de los permisos nos dispusimos a subirnos a la lancha para ir a pescar, Daniel Araujo, Paul Pérez, Nicolás Méndez, nuestro guía Víctor Flores y yo emprendimos un viaje de 40 minutos río arriba en una muy cómoda trakker con un motor Yamaha de 40 HP.

En este tiempo comenzamos a conocer a nuestro guía que con sus cuentos y recitados del Martin Fierro y el viejo Vizcacha junto con el inigualable paisaje del río y su abundante fauna hicieron una jornada de pesca más que entretenida.

En la primera parada probamos con carnada (morenas) y después de esperar unos minutos tuvimos el primer pique que por estar un poco desentrenados erramos. Víctor sugirió entonces hacer una pasada tirando al golpe, modalidad esta que se hace dejando derivar la embarcación cerca de la barranca y se hace el lance lo más cerca de esta posible dejando por un instante que la carnada baje y corra unos metros y luego se recoge, para esta pesca hay que tener mucha precisión y la pesca con señuelos que nosotros realizamos en nuestras represas nos dan ese pulso que le llamo la atención a Víctor, manifestando que en una jornada con actividad de peces y esos lances seguramente obtendríamos muchos dorados.

Pese a la insistencia seguíamos invicto lo que tenia bien preocupado a nuestro guía quien armo su caña y comenzó a hacer unos lances, serían los pescadores que estábamos fallando? y algo de razón debía de tener puesto que de inmediato obtuvo un ataque y la primer captura, se trataba de un dorado de muy lindo porte, seguimos insistiendo y ahora el turno me toco a mí con otro dorado en esta ocasión de pequeño porte.

En un momento mientras nosotros pescábamos anclados Víctor armó su equipo de fly cast y empezó a castear, para nosotros toda una novedad ya que todavía no hemos incursionado en esta modalidad.

Al medio día paramos en una isla donde nos encontramos con el otro grupo de pesca también atendidos por Víctor, se trataba de cuatro cordobeses los que con su tonada tan particular y sus cuentos sumado al exquisito asado que nos preparo nuestro anfitrión hicieron de un momento esplendido. La tarde no tuvo cambios y pese al esfuerzo de nuestro guía la pesca nos fue esquiva, perdimos en cuanto a la pesca, pero ganamos en la confraternización el disfrute de la inigualable belleza que la naturaleza les regalo a los paceños y nos llevamos en nuestro corazones la enorme cordialidad y hospitalidad que nos brindaron Víctor Flores y su señora María Elena, recordar: lo importante no es pescar, sino estar pescando, muy pronto volveremos.

--
Nota original