Gran despedida del año en el Río Espinillo

Publicado en

Por: Fabricio Maschi

Como no podía ser de otra manera volvimos para despedirnos de este año pescando en La Paz.

A pesar de las fuertes subas del caudal del Paraná y de la mala información periodística en cuanto a estas crecidas, ya que en esta parte de Entre Ríos no ha sido afectada por las crecientes, el río se encontraba estacionario en 5.70 mts, con zonas de aguas claras, 23 ºC de temperatura del agua y mucha cantidad de forrajeros.

En la mente de cualquier pescador que haya visitado ese ámbito es casi imposible que no piense en una situación difícil para desarrollar la pesca con artificiales, dado que había dos situaciones imposibles de esquivar: una seria la gran cantidad de agua y por ende la dispersión que esto ocasiona con los cardúmenes de dorados siendo difícil ubicarlos, y otra seria la gran disponibilidad de alimento ya que era impresionante como subían el río cardúmenes muy importantes de sabalitos y mojarras..

No obstante y siguiendo los consejos de Don Víctor Flores, íbamos a seducir a pocos pero buenos ejemplares de dorados en la zona del Río Espinillo.

Así fue que combinamos pesca en baitcast y fly fishing.

Dos de los tres días hicimos pesca con señuelos en bait mayoritariamente desde la embarcación, prospecteando zonas típicas donde el dorado puede ubicarse para emboscar a sus presas; orillas de barrancas, zonas bajas de desbordes, veriles, pequeñas salidas de agua, palos, siempre buscando las zonas costeras y con señuelos variados de pata cortada o media agua, tipo mojarras medianas de NG y Alfers, articulados de Strike Pro, Spinners baits, Bananas chicas de Alfers, Globe de NG, Shad Rat de Marine Sport, etc.

En situaciones como la descripta donde el alimento abunda, es difícil tentar al dorado con artificiales y si no recurrimos a la vibración y acción de los señuelos, la jornada puede fracasar. Por lo tanto es imperioso, aprovechar al máximo los piques que tengamos, y para ello el equipo debe estar bien afilado: cañas para bait o spining de buena calidad, reel de bait o spining cargado con multiflamento del 28 – 30, buena provisión de señuelos con triples de buena calidad (hay que llevar triples extras ya que a muchos señuelos hay que modificarlos in situ), y buena cuota de paciencia, ya que veremos deambular los dorados, comiendo el forraje pero ignorando nuestros engaños… pero la perseverancia inclinó la balanza de nuestro lado, logrando buenos ejemplares .

El último día realizaríamos una búsqueda más exhaustiva para ver si teníamos la posibilidad de encontrar acardumados a los dorados y tentarlos con mosca. Viajamos un poco más por este sector del río y dimos con ellos: una buena salida de un arroyuelo con agua negra que vaciaba desde un estero, ponía de manifiesto gran cantidad de forraje y un buen cardúmen de dorados esperando por ellos.

El lugar era espectacular ya que se podía pescar desde la orilla, así que toda la pesca se desarrollo de esta manera y solo con mosca.

Realizamos la pesca con mosca con equipos convencionales de una mano en números 8 con líneas sinking tip y shooting de hundimiento, y además caña de dos manos de 13 pies de largo para línea 8 con línea skagit y punta de hundimiento.

En cuanto a los leaderes no hubo mucha dificultad en la elección, anduvieron muy bien leaderes cortos de unos 6 pies terminados en un 0.32 mm. de super raiglon y un shock tippet de acero de unos 15 cm de 15 libras.

En cuanto a las moscas sobresalieron las Easy Rabbits negras, Tubes flies tipo Deceivers amarillas, y Light Circle oscuras. Los mejores resultados obtenidos fueron con colores negro/azul, negro/roja, blanco/gris y amarillas/rojo.

Los días de pesca fueron excelentes en cuanto a condiciones climáticas y la pesca fue de menor a mayor, con capturas de excelentes portes!.

Una vez más, el conocimiento del ámbito por parte de un buen guía fue determinante para desarrollar una pesca fascinante.. y culminar un año de manera excelente!

Hasta la próxima y buena pesca.

--
Nota original